8.02.2009

vaca que cambia de querencia (por un ratito nomás)

empaco y me empaco!
quería que me despeinaras,
que me llenes de besos,
que me pelees un rato,
que miremos una película y nos quedemos dormidas,
que duermas aunque sea vestida en mi cama,
acompañarte a la mañana,
y que desde el trabajo me escribas diciendo
que tenías ganas de darme la mano
y que te encanta que te bese mientras te dormís...

yo que sé...

Domingo por la mañana

Mamá está en la cocina,
se desplaza agilmente,
escucha Serrat mientras prepara carne al horno con papás
y flán casero.
Me espera con mates y con el delantal puesto,
ay es tan linda cuando está feliz!
Vigila que nada se queme, que todo salga rico,
y bailamos juntas al compás de "la mujer que yo quiero"
sonreímos de manera cómplice,
el tema se termina y comienza el que sigue,
"esos locos bajitos"...
ya no bailamos, ella me abraza fuerte fuertísimo
se hace la que no, pero yo sé que está llorando,
yo me hago la fuerte y no lloro,
Mamá me mira, y me da un beso lleno de lágrimas en la frente
y me dice, que suerte tenerte acá mi cielito, que suerte...